iguana verde!!


Ciudad de México a 6 de septiembre del 2017
Cazador Político

LA IGUANA VERDE MEXICANA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN





La iguana verde posee características físicas importantes para adaptarse a su entorno: escamas gruesas que cubren su piel y proveen un caparazón contra el agua. Quizá el aspecto físico más notable sea la piel suelta que le cuelga del cuello. De esta manera, la iguana verde se asolea con la papada extendida hacia el sol, gracias a lo cual el calor se extiende con rapidez por su cuerpo. Una temerosa iguana puede retraer su papada en la cara de su predador, en tanto que un macho la utiliza para impresionar a las hembras. Otras características físicas de la iguana verde incluyen las escamas tipo serrucho que cubren su espalda (más vistosas en los machos); una escama particularmente grande detrás del tímpano y en la parte superior de la cabeza una mancha gris opalescente que se conoce como parietal o tercer ojo, órgano fotosensible a cambios en luz y en oscuridad incapaz de formar imágenes, ya que la retina y el lente son rudimentarios.





Finalmente, el tamaño de la iguana verde la hace diferente a cualquier especie. Un macho puede llegar a medir más de dos metros de cabeza a cola. La mitad de su largo ocasionalmente está compuesta por esta última, cuya afilada punta le sirve como mecanismo de defensa en contra de los predadores.




El tamaño de una iguana está en relación con las condiciones del medio ambiente: entre más húmedo sea éste, más grande será la iguana. Y para los machos su dimensión hace la diferencia, pues los mayores son los dominantes.





Su ritual de apareamiento es muy complejo. Al finalizar la época de lluvias, entre noviembre y diciembre, los machos establecen su territorio (un área de cinco metros) y cortejan a las hembras con un “baile” especial, con movimientos de cabeza, hinchándoseles la papada. El apareamiento ocurre con frecuencia a principios de febrero, y cuando la hembra es receptiva, le permite al macho montársele para un acoplamiento que toma de tres a 12 minutos.




A mediados de febrero y principios de abril las iguanas hembras cavan sus nidos y depositan sus huevos, además buscan debajo de árboles y junto a playas y ríos para encontrar el espacio idóneo para anidar, cavando un túnel –a veces de un metro de largo– en la tierra suave. La mayoría de las hembras depositan alrededor de 30 huevos dentro del nido, aunque algunas de gran tamaño pueden llegar a depositar hasta 60. Sólo 25% del total de los huevos dará nuevas crías, y sólo unas pocas llegarán a adultos.




La iguana negra comparte muchas de las características físicas y el comportamiento de la verde, aunque con diferencias significativas. Cuando nacen, las negras son verdes y se oscurecen antes de terminar su primer año de vida. Los garrobos adultos aparecen negros con franjas blancas. 

Debido a su caza desmedida esta especie se esta viendo amenazada a acabarse.

Compártelo

la chiquita GONZALEZ

¿USTED QUÉ OPINA?:

0 Número de comentarios, agrega el tuyo.