Miami es el nuevo paraíso para la compra de bienes raíces de la élite política y financiera de México, aunque aún queda a la zaga de inversionistas de Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela, según la Asociación de Agentes de Bienes Raíces de Miami.

El reciente destape de la cadena Univisión de un departamento de lujo comprado por la presidenta nacional del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandra Barrales, en 990 mil dólares, puso el foco en compradores mexicanos en exclusivos complejos como Sunny Isles, Ball Harbor y Brickell.


Barrales aclaró en un comunicado que en sus respectivas declaraciones patrimoniales como senadora y como secretaria de Educación del gobierno de la capital mexicana, declaró el inmueble en forma y tiempo adecuados, bajo el nombre de la empresa Alabama Transportes SA de CV.

Pero Barrales no es la única que ha sucumbido ante el embrujo de las playas, el sol y la exclusividad del creciente desarrollo inmobiliario de Miami impulsado por los financiamientos y un ambiente favorable a la diversidad étnica.

Según el estudio “Perfil de los Compradores Internacionales de Vivienda 2016″, de la Asociación de Agentes de Bienes Raíces de Miami, los mexicanos representan entre cinco y cuatro por ciento de los compradores de vivienda en el condado Miami-Dade en los últimos seis años.

Sus adquisiciones aumentaron de tres mil 600 millones de dólares a cuatro mil 900 millones de dólares de 2013 a 2015, según Isaac Benmergui, abogado de Bienes Raíces de Miami, en un reciente artículo en su pagina web.

Casi un tercio de estos compradores no son residentes del sur de Florida y compran la propiedad, ya sea como una segunda residencia o como una inversión, de acuerdo con Benmergui.

Aunque el detalle de los compradores no es revelado en el informe de la Asociación de Agentes de Bienes Raices, el diario The Miami Herald resaltó hace unos días, ante la polémica por la compra de Barrales, los nombres de algunos de esos compradores con fuertes sumas de dinero en efectivo.

Entre ellos figuran Bernardo Quezada Salas, diputado del partido Nueva Alianza, quien junto a familiares gastó 6.3 millones de dólares en 11 condominios en la exclusiva zona de Brickell en un sólo día en 2005.

Alberto Sentíes Palacio, un empresario apodado “Lord Ferrari” después de un incidente en la carretera que involucró a su guardaspaldas y que se hizo viral en las redes sociales, también aparece como un inversionista inmobiliario en Florida.

Sentíes Palacio, quien gastó con su esposa casi 1.5 millones de dólares en condominios en el sur de la Florida, era buscado por cargos de fraude millonario en México, fue arrestado en Miami en octubre y actualmente enfrenta a la justicia en su país.


Rafael Olvera Amezcua, el accionista mayoritario de la sociedad financiera popular Ficrea y acusado en su país de fraude millonario, adquirió una unidad en las Torres Trump de Sunny Isles en 1.8 millones, la cual está registrada a nombre de su hijo.

Y Sebastián Rodriguez Robles, un joven abogado y político que trabajó en la Secretaría de Hacienda del sureño estado mexicano de Chiapas, pagó 3.1 millones de dólares por 13 condominios en la Torre Opera del centro de Miami durante la crisis de la vivienda en 2012.

Rodriguez Robles dijo al diario que el dinero venía de sus ganancias como abogado.

Fuente: Sudcaliforniano
Compártelo

Yeiguer

¿USTED QUÉ OPINA?:

0 Número de comentarios, agrega el tuyo.